Si se trata de impactar o cautivar al lector, al televidente o radioescucha son varias las alternativas que se pueden utilizar. Una de esas herramientas y quizás la que mayor temática puede reunir, es El Reportaje, un relato de estilo periodístico objetivo. Lo importante e interesante de éste género es que puede ser libre en cuanto al tema lo que genera la creatividad de quien lo produce.

Éste género, no siempre tiene que tratar sobre una actualidad inmediata. Aquí el periodista intenta reflejar el ser de los hechos y sus circunstancias explicativas. El reportaje es algo ocasional porque no se repite ni tiene por qué tener continuidad en el medio. En ocasiones el reportaje puede ser la continuidad de un tema específico y en otras se presenta como una forma de denuncia.
Éste es un género que reúne una multitud de posibilidades. Es decir no se presenta solo como una información, una entrevista, una crónica. Sin embrago tiene la gran posibilidad de ser más amplio que los demás. En otras ocasiones presenta tintes de cada uno de esos géneros.
Existe el Reportaje Escrito que es un género periodístico que se basa en la explicación a través de las palabras, desde una perspectiva actual, historias vividas por personas y las relaciona con su entorno.
El reportaje televisivo es basado en el testimonio directo de acciones espontáneas que explica con imágenes, palabras y sonidos, y desde una perspectiva actual, historias vividas por personas relacionándolas con su contexto.
En cuanto a su estructura, el reportaje se presenta como algo confuso capaz de integrar cualquier posibilidad narrativa (se puede intercalar el lead de una noticia con una entrevista o declaraciones acotadas) en el que no caben valoraciones personales.

Otros géneros como la entrevista y la encuesta puede complementar al reportaje. No solamente aparece como una entrevista integra, sino que aporta fragmentos que interesen a la narración.

¿QUÉ TIPOS DE REPORTAJE EXISTEN?
Semblanza. Como su nombre lo indica, pretende indicar la mayor cantidad de detalles y circunstancias que enmarcan una existencia. Un reportaje de semblanza de éxito dejará al lector con la sensación de conocer a fondo a la persona entrevistada: sus virtudes, defectos, habilidades, sentimientos, preferencias personales, su pasado, sus valores actuales y su visión y ambición hacia el futuro.
Científico. Este tipo de reportaje tiene la ventaja del elemento "actualidad", ya que destaca los avances y descubrimientos científicos más recientes, algunos espectaculares que captan por completo la atención del receptor. ¿El mayor reto para el periodista? Interpretar los términos científicos haciéndolos entendibles para receptores de todo nivel cultural. En este bloque se incluyen los reportajes médicos, ecológicos, astronómicos, bioéticos, etc.
Explicativo. Se presta a ahondar en hechos de trascendencia entre la opinión pública, tiene un fondo predominantemente noticioso pero detalla las causas y efectos de la noticia o serie de eventos noticiosos.
Investigativo. Requiere mucha confianza de las fuentes en el reportero, las que aportarán pruebas y documentos en muchos casos confidenciales, con la total certeza que el periodista no revelará sus nombres. Este tipo de reportaje habitualmente contiene cifras actualizadas y datos estadísticos en relación con el tema. Por la seriedad y extensión del reportaje (normalmente una serie de ellos), a veces requiere la participación de dos o tres periodistas que deben profundizar y verificar la información, así como evitar filtraciones o fugas informativas antes de la publicación de la investigación periodística.

¿CUÁL ES LA ESTRUCTURA DE UN REPORTAJE?
El reportaje al igual que otros géneros periodísticos, presenta los tres momentos claves: Presentación – Desarrollo – Final.
En la presentación del reportaje se debe impactar de entrada para que así mismo sea atractivo o no. Aquí se puede jugar con una variedad de técnicas pretendiendo cautivar.
El desarrollo permite todas las combinaciones posibles: se relatan hechos que refuerzan los testimonios de sus protagonistas aportando nuevos datos.
El final del reportaje puede seguir tres guiones distintos:
Con un corte brusco al final del último dato que la actualidad ha proporcionado y que coincide con el principio de la narración.
El reportaje termina por agotarse en su propia narración porque llega un momento en el que no hay más cosa que contar y se acaba.
Se busca un final elaborado que resume todo lo dicho o en el que se extraen consecuencias.

CARACTERÍSTICAS DEL REPORTAJE
El periodismo se expresa en géneros y éstos por la caracterización de la información que presentan se distinguen como informativos, opinativos e híbridos. Es importante tener en cuenta que aunque la caracterización de ellos no es rígida, pues se interconectan, es posible identificarlos ya que resalta siempre el peso de lo informativo, de lo opinativo o de la mezcla de ellos. Si para Marín y Leñero el reportaje corresponde al género informativo al tener como punto de partida a la noticia que se ahonda en busca de lo desconocido de lo hasta ahora conocido, para Díaz Noci el reportaje es un género interpretativo pues sugiere que el reportajista es un ensamblador del rompecabezas de la realidad, y al estilo de Gabriel García Márquez aprecia que no se puede ser un buen periodista sin imaginación, ya que el reportaje "es un gran fresco donde las pinceladas son palabras y el reportero es capaz de proyectar, desde las páginas en blanco y negro, el calidoscopio multicolor que es toda la sociedad".

La idea del reportaje objetivo, copia fiel de la realidad tal y como se concebía antes, fue superado durante la segunda mitad del siglo XX por la necesidad que tiene el periodista de usar la imaginación y creatividad en el momento de exponer comentarios, razonamientos, cavilaciones, suposiciones y pretensiones. El único límite es no tergiversar la verdad. De esa manera se origina el reportaje interpretativo como una información narrada con toque literario, como una de las aportaciones del nuevo periodismo, cuyo máximo exponente es Tom Wolfe.

Al reportaje se le han atribuido innumerables propósitos: profundizar en la causa (pasado) de los hechos actuales (presente) a fin de poder proyectarlos (futuro), utilizando a los demás géneros periodísticos para describir, narrar, descubrir y educar. Ello nos descubre que el reportaje es el género que viaja a través del tiempo con el propósito de evidenciar la verdad: viaja al pasado para proporcionar antecedentes y permitir las comparaciones, enlaces y significaciones con el presente de la temática que se investiga para conocer su impacto, repercusiones, comportamiento a partir de conclusiones que el periodista proporciona por medio de sus análisis e interpretaciones de la realidad.

De allí que de las preguntas básicas del reporteo (qué, cómo, cuándo, dónde, por qué y para qué) el qué es la principal razón del reportaje sin descuidar, claro está, el cómo y el porqué. ¿La razón?: es la indagación de una situación o hecho con un propósito social que amalgama perfectamente la descripción, la narración y la exposición de las razones, circunstancias y consecuencias que acompañan al suceso, comparándolo con otros en el tiempo a través de la interpretación y el análisis de la realidad informativa a cargo del periodista.
http://es.wikipedia.org/wiki/Reportaje

http://www.mexicanadecomunicacion.com.mx/Tables/RMC/rmc93/reportaje.html